El peor consejo para los empresarios

Todo el mundo sabe el adagio “los asesores no son los pagadores”. Puede que conozca a personas que son infaliblemente optimistas en lo que respecta a los asuntos de los demás y que por sí mismas son frías, también puede que conozca a pesimistas o derrotistas a los que no les gusta ver a los demás triunfar y cuyos consejos están vinculados a sus sentimientos de celos o frustración. Es difícil detectar este tipo de consejos cuando estás al timón del barco de la compañía.

Si empiezas tu negocio pronto descubrirás que todos parecen dispuestos a darte consejos. Esta avalancha de recomendaciones vendrá de otros empresarios, de tus antiguos jefes, de tus antiguos colegas, de tus amigos, incluso tu madre vendrá con su pequeño comentario para ayudarte. El problema es que gran parte de este consejo es completamente irrelevante y podría incluso perjudicarte en lugar de ayudarte. Para evitar caer en la trampa, aquí hay una corta lista de consejos que no debes escuchar cuando eres un empresario.

“Copia a tus competidores, si funciona para ellos, funcionará para ti”

El primer consejo para no escuchar: “copie a sus competidores”. Si tomar las buenas ideas en el mercado y combinarlas para ofrecer un bien o un servicio original es una táctica que a menudo vale la pena, copiar literalmente el plan de negocios y la estrategia de otra empresa es algo muy diferente. Una de las formas más sencillas de hacer fracasar su negocio es entrar en un mercado con una oferta similar a la de un jugador establecido y que además satisfaga perfectamente las necesidades de sus clientes. La idea de que “funciona para esta empresa, si yo hago lo mismo funcionará para mí también” rara vez es relevante. Al contrario, es mejor preguntarse qué más se puede aportar, cómo se puede distinguir, cómo se puede destacar.

“¡¿Un contador público?! ¿Me estás tomando el pelo? Puedes hacer tu propia contabilidad, no es tan complicado.

Cuando estás a la cabeza de una startup, a menudo tienes fondos muy limitados, por lo que puedes estar tentado de hacer todo tú mismo. Sin embargo, la contabilidad es una tarea delicada, a la que se debe prestar especial atención. Por supuesto, si tienes el software adecuado y has hecho algunos cursos de contabilidad durante tus estudios, es posible que puedas arreglártelas más o menos bien, pero lo mejor para ti (si tienes suficientes fondos) es conseguir ayuda. Hacer la contabilidad usted mismo añade un estrés adicional, ya que la tarea requiere tiempo, concentración y energía, todo lo cual podría ser utilizado para el desarrollo de los negocios. Por lo tanto, un contador público le ahorrará una cantidad considerable de tiempo, pero también le proporcionará un valioso asesoramiento sobre todos los asuntos financieros relacionados con su negocio.

“Ejecutar un arranque significa ahorrar cada centavo”

Ese es un consejo más que podría ponerte en problemas si lo sigues. Poner en marcha una startup no significa ahorrar cada centavo. Tampoco significa ir al revés, porque no, las oficinas de ensueño sólo le serán de utilidad limitada para desarrollar su negocio. La gestión de una empresa de nueva creación consiste más bien en encontrar el equilibrio adecuado, asegurándose de que cada céntimo que gane se utilice de la mejor manera posible para su negocio. No te obsesiones con no gastar dinero, especialmente si es para ahorrarte tiempo y mejorar tu eficiencia. Esto es particularmente cierto en el caso de las herramientas informáticas, una buena computadora, programas informáticos adecuados y una conexión a Internet de alto rendimiento son las condiciones esenciales para el éxito. Si no tienes un ordenador y crees que vas a conseguir el viejo Windows 98 de tus padres, olvídate de él y ve al supermercado y compra una máquina fiable y de alto rendimiento para ayudarte en tus tareas.

“Ya han pasado varios meses, es mejor limitar el caso y rendirse”

Si las cosas no van bien durante los primeros meses de la aventura, no es imposible que te encuentres con algunas personas que simplemente te aconsejan tirar la toalla. El objetivo aquí no es tratar de hacer creer a la gente que hay que esforzarse en todos los casos porque hay necesariamente empresas que salen al mercado con conceptos inadecuados y que harían mejor en detenerse rápidamente. Pero de todos modos, la gran mayoría de las empresas de reciente creación han experimentado dificultades durante los primeros meses o años. La perseverancia es esencial para superar los primeros momentos difíciles. Las personas que le aconsejan que se detenga probablemente no son especialistas y pueden simplemente no saber nada sobre el potencial de su empresa a medio / corto plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *